PRINCIPAL --> Revista Aprecio
Image: ramiroo.jpg
Anterior Profesor Ramiro Ornelas Quezada Siguiente
Por: Aprecio
Hay grupos muy selectos de personas que dejan huella en su camino, esos que al no estar entre nosotros se puede notar claramente su ausencia, dentro de esas personas han colocado al Profr. Ramiro Ornelas su grupo de amistades y compañeros de trabajo de las diferentes instituciones educativas donde laboró.
Sus iniciativas para la fundación de diferentes escuelas, así como su honestidad, sencillez y servicio profesional han colocado al Profesor Ramiro en un lugar privilegiado dentro de nuestra población.
Nació en Yahualica el 5 de Febrero de 1949, fue el décimo primer hijo del Sr. Asunción Ornelas Lozano y la Señora Librada Quezada Quezada.
Sus estudios de educación básica los realizó en la escuela primaria Benito Juárez de 1956 a 1962 y en la Escuela Secundaria Federa Manuel Ávila Camacho de 1962 a 1965, de esta población.
Poco después de terminar sus estudios elementales, se trasladó a Ciudad Guzmán, Jal. Donde ingresó a nuestro muy querido Centro Normal Regional, para iniciar su formación profesional, 1965-1968, como estudiante, supo corresponder al esfuerzo de sus padres siendo dedicado, serio y respetuoso.
A la edad de 23 años contrajo matrimonio con Antonia Sandoval Ruiz, de esta unión nacieron 3 hijos: Edén, Noe, y Alonso que lo recuerdan como padre ejemplar, cariñoso y amable.
En 1968, su primer año de servicio profesional, fundó la escuela de la comunidad de Mesa de Acasico, donde laboró varios años: después de trabajar un ciclo escolar en el rancho La Cucharita regresó de nuevo a la Mesa de Acasico, comunidad también perteneciente a este municipio de Yahualica. Poco después pasó a prestar sus servicios en la escuela de Huisquilco.
En 1976 el Profesor Ramiro Ornelas fundó la escuela Emiliano Zapata, ese año escolar fueron atendidos 52 alumnos en dos tejabanes, uno facilitado por el Sr. Felix Ruvalcaba, el otro prestado por el Sr. Juan Pérez, al ver el entusiasmo del vecindario se adquirió en abonos el terreno donde se ha fincado este edificio contrayendo una deuda de 48,000.00 pesos de aquellos tiempos, que mucho le preocupaba, pero gracias al apoyo de padres de familia, vecinos de buena voluntad, autoridades, instituciones y maestros, se pagó la deuda y se fueron realizando los proyectos trazados, contagiados por el empeño del director de la escuela que con mucho cariño recordaba el saloncito de cartón y de carrizo con que se había iniciado.
Quienes colaboraron con él, pudieron comprobar lo que en muchas ocasiones manifestara NO SOY EL QUE DA ÓRDENES, SIMPLEMENTE SOMOS UN GRUPO O EQUIPO DE MAESTROS QUE TRABAJAMOS UNIDOS Y SI HAY UN PROBLEMA ENTRE TODOS LO RESOLVEMOS. También pudieron comprobar su sencillez, su modestia, su calidad de amigo y compañero y el acendrado amor a su escuela. MANTENGAMOS VIVO SU RECUERDO.
El mejor homenaje que podemos rendirle a un personaje como él, es el de seguir su ejemplo.
Murió a causa de una afección cardiaca, en la ciudad de México, el 2 de Junio de 1995, a la edad de 45 años. ¡Descanse en Paz!
Enlace a los Temas