PRINCIPAL --> Fiestas 2003
Image: virgenH1.jpg
Anterior La Virgen del Rosario 2003 Siguiente
Por: Juan A. Rubalcava
Las ristras sonaban a lo lejos, las serpentinas azules y blancas adornaban las calles, el humo cubría la multitud de gente que se acercaba al templo.
De pronto el humo desapareció, se vió primeramente una ambulancia de la cruz roja y detras la banda de guerra de la Secundaria que encabezaba ese mar de gente que se movía tranquilo bajo un cielo azul medio cubierto por un blanco algodonado.
La banda municipal, que se confundía entre la gente, caminaba por el centro de la calle tocando canciones religiosas que hasta enchinaban la piel del cuerpo. El constante repiquetear de campanas y el sonar de tambores no paraban. La Virgen del Rosario de Huisquilco ya estaba fuera del templo.
Este año la imagen de la virgen no estaba vestida con aquella capa azul cielo que la caracterizaba, ni el altar en el que era transportada se miraba igual que el otro año. Esta vez la imagen llevava un atuendo blanco y una capa guinda. Le adornaba una hermosa corona dorada. La imagen, que estaba bajo un arco del cual colgaba un hermoso y casi transparente velo azul cielo, se distinguía perfectamente entre un mar de flores que posaban a sus pies. Era impresionante esa imagen tan sagrada para éste su pueblo que nos invitaba a todos a consolidar nuestra fé en Jesús y la virgen y llevarla hasta lo más profundo de nuestro corazón.
Un padre subió al altar, hizo la presentación de la virgen ante toda la gente , Se la pasó a otro padre quien se dirigió a la puerta principal de la iglesia donde se paró para que ésta fuera bendecida por otro padre que ya la esperaba. Se hizo la bendición entre un constante repiquetear de campanas, una lluvia de papel azul y blanco y el ensordecedor ruido de aplausos de la gente que estaba presente.
La imagen de la virgen ya estaba en la iglesia y la entrada del 28 de Septiembre ya había culminado. Ahora seguía la misa que sería precedida por el Sr. Pbro. Ireneo Gutiérrez Limón. La gente que pudo tomó lugar dentro de la iglesia ansiosa de escuchar la solemne concelebración a Nuestra Señora del Rosario, cuya imagen una vez mas llegaba a nuestro pueblo, Yahualica.

Enlace a los Temas